EL DIAGNOSTICO

Querido Blair:

¿Qué tal te encuentras? ¿Perdido? ¡Dios, Blair! mira esas malditas salas ¿Dónde coño estamos? ¿Qué es todo esto? ¿Quiénes son?¿Por qué te hacen tantas preguntas? Es como si quisieran saber cada resquicio de tu vida. Mira esas sonrisas y esa alegría automatizada ¿A quién quieren engañar? ¿Por qué te hacen tantos test? ¿Qué quieren saber con ello? ¿Quieren saber tu Coeficiente Intelectual? ¿Tantos test para eso? Te retiran de la vista esas manchas que teóricamente son dibujos y te meten en otra sala totalmente a oscuras. Lo único que hay es un ordenador y la silueta de una silla vagamente iluminada. Te acercaras y sin replanteártelo dos veces comenzaras a cumplir las órdenes que te ponen en la pantalla.

Al acabar se encenderá una luz señalándote una puerta por la que debes pasar. La abrirás y una enfermera te llevará a otra sala donde te tenderá en una camilla, te colocara una especie de gorro lleno de cables en la cabeza y tecleará en un ordenador. Saldrás de allí para al fin reencontrarte con tus padres.

Tras esto pasareis a un despacho lleno de títulos enmarcados en las paredes con una decoración reinada por la madera y el cuero. El hombre de bata blanca comenzará a hacerte pregunta tras pregunta hasta que en el momento menos esperado te dará en la rodilla con un pequeño martillo y esta por acto reflejo se levantará. Se sentará de nuevo en el sillón de frente y comenzará a decir a tus padres el diagnostico de las pruebas que te llevan haciendo siendo los resultados depresión, antropofobia y TDA. Necesitarás medicación.

arboles.jpg

Nos vemos el próximo Lunes a las 16 h española.

Anuncios

15 comentarios sobre “EL DIAGNOSTICO

    1. Totalmente! Y tu comentario me levó a releer el final porque pensé que la frase final era “Necesitas mediTación” y yo había leído “MediCación” … Que gran cambio sería terminar en meditación, no? ¡A por la meditación!!

      Le gusta a 1 persona

  1. En la sociedad actual, a menudo, acabamos tomando pastillas las personas sensibles, aquellas que sufrimos y/o nos admiramos ante los cambios y aprendemos de ellos. Nos crecemos, evolucionamos, decimos no por primera vez en muchos años. Mientras, los que llevan la “bata” blanca, la batuta de nuestros centros de trabajo… nos miran desde sus despachos y puestos privilegiados, lejos de las emociones y la sensibilidad más humana.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.