Llegó el día

 

Querido Blair:

Llegó el día. Sé que no tienes ninguna gana. Que en realidad lo que quieres es hacerte el dormido, que tu madre te vea, se enternezca y te deje durmiendo. Y así día tras día. Mes tras mes. Y año tras año. Pero no Blair. Tienes que levantarte , salir ahí fuera y enfrentarte a la realidad, enfrentarte a tu primer día de instituto.  Corre, ve al armario, coge tu sudadera favorita y disponte a comerte el mundo.  Intenta olvidar por todo lo que pasaste anteriormente en tu antiguo centro. Olvida las risas, los insultos, los golpes, las miradas de desprecio, los puñetazos, las patadas, los balonazos, las collejas,  las amenazas y todo por lo  que te hicieron pasar. Seguro que en este nuevo  centro encuentras gente similar a ti. Seguro que hay más chicos sensibles de esos a los que no les avergüenza llorar a cara descubierta, amantes de la música, de los musicales, de Disney, de la cultura americana, que tocan instrumentos, que les gusta ir al cine para luego cenar pizza, que no se preocupan de su aspecto físico porque les da igual ser guays o no. Pero primero tienes que levantarte de la cama.

¿Y sabes qué? Que cogerás  fuerzas de donde no las tienes, saldrás de tu cuarto con un halo esperanzador en tu mirada e iras a tu nuevo centro. Rápidamente verás que  es un  lugar pequeño y bastantes destartalado, con colores verdes y blancos que recuerdan más a un hospital que a lo que en realidad se supone que es. Llegarás a tu clase y te sentarás en una esquina cercana a la puerta para pasar desapercibido. Todo parecerá estar en orden, hasta que el tutor pase lista y tú al escuchar tu nombre contestes un ‘Presente’ provocando la risa de todos. Y entonces todo volverá a su sitio. Volverás a sentirte el mismo de siempre. Volverás a sentirte inseguro, a desear que la tierra  te trague. Hasta que el tutor corte las risas con un implacable ‘No le veo la gracia por ningún sitio ¿Alguien me lo explica? Sorprendentemente  es la primera vez que un profesor te defiende haciéndote ver que  todavía hay esperanza, aunque en esa mañana no volviste a hablar más.

IMG_5853

Nos vemos el próximo Lunes a las 16h Española y en:

Facebook: @EneasBlair

Twitter: @EneasBlair

Instagram:@EneasBlair

 

39 comentarios sobre “Llegó el día

  1. Por un lado he escrito que me gusta tu prosa, ahora leo este “post”, y por breves momentos me llevas a mi niñez. Estoy pensando en mi época anterior a los 10 años, hoy tengo 70 años, mientras mis “amiguitos” jugaban al balon, para ellos no tenia el suficiente ímpetu para competir, me aislaba leyendo los libros que afortunadamente me regalaron mis padres.
    Hoy, muchos de aquellos, me dicen que soy un “cerebro”, sin pensar en lo que me hicieron sufrir, a veces se lo recuerdo. A veces me piden consejo, y mi “maldad” se calma, cuando me dicen que no me entienden. Ellos se quedaron “jugando al balon” y yo por los años 70 del siglo pasado, andaba por pasillos de I.B.M. Esto es muy “fatuo”, pero es verdad. Adelante, tu cerebro es tu guia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Los cambios, ellos traen nuevas esperanzas. Hay que ser uno mismo y esperar lo mejor, si es lo que debe ser, sin duda será algo grande y prometedor. Hay que diafrutar ahora los nuevos comienzos, aunque tengamos miedo. ¡Muy buena entrada! ¡Saludos desde Argentina!

    Le gusta a 1 persona

  3. Realmente no conozco a fondo tu historia personal, pero leyendo cada uno de tus textos, me hago a la idea de que lo que cuentas es parte de algun pasado o una historia personal algo dura y complicada, Lo cual hace que me sienta enormemente identificado con cada una de las cosas que escribes y contigo. Saludos desde Venezuela y sigue escribiendo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Eres muy valiente, me alegra que el destino nos haya “cruzado”. Nunca dejes que nada ni nadie te haga dudar de tu fortaleza. Tienes algo que mucha gente querría, la valentía de ser tú mismo y luchar por lo que amas. Un abrazo, encantada de conocer a personas como tú.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola, creo que sinceramente a nadie o poquísima gente le gustó la época en el instituto o colegio, ahí es donde te forman para por decirlo en una frase, “borregos obedeciendo a lobos” no dan clases de como ser personas, empatizar etc.. es más mucho de esos profesores tienen su propio trauma de cuando ellos iban al colegio y los trataban mal y su tipo de pensamiento es ya se apañara, sobrevivirá así lo hice yo, he trabajado con niños, y la experiencia me dice que si observas un poco, ya sabes quien es el cabecilla el problemático, el mas sensible, el tímido y no fomentan la aceptación y la integridad es una pantomima, pero es normal sabes que le pasa al ser humano el mismo no es capaz de digerir su mierda, así que inventan sistemas de los que no sentirse culpables, pero tampoco que le impliquen mucha energía, es todo un negocio para ir destruyéndonos unos a otros, pero no todo es desolador, el universo nos trae a personas, que nos enseñan luz en ver de sombras, transformarlo todo, hay herramientas para eso el truco es saber buscar, Un saludo Piensan que es más fácil girar la cabeza hacia un lado que afrontar el problema, pero realmente ese es el engaño, descubre el problema deshazlo y sigue caminando. El cambio está en uno mismo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.